Tendencias de bienes raíces: ¿se mantendrán?

El 2020 fue un año lleno de desafíos y retos únicos para los diferentes mercados económicos. Por supuesto, para el sector inmobiliario no fue distinto, en el caso de los comercios, la reducción significativa de clientes representó el golpe final a su negocio, lo que se traduce en más oferta inmobiliaria que solo afecta los precios. Sin duda, la pandemia generó una contracción importante en el alquiler de locales porque el sector de trato social como los restaurantes, cafeterías y demás, tuvo un impacto severo en las restricciones que surgieron como consecuencia de la COVID-19. Por otra parte, la venta de inmuebles también ha sufrido el impacto de la pandemia. Actualmente, los clientes tienen sus reservas respecto a tener contacto con otras personas, entonces, los recorridos presenciales de inmuebles han descendido. Lo que se espera del 2021 Todos los años, es común que el sector inmobiliario tenga sus proyecciones respecto a las tendencias del mercado. De esta forma, tienen un panorama más claro para saber cómo manejar las adversidades y cómo explotar los puntos a favor que se espera del año en curso. En este caso, es más complicado emitir un pronóstico del comportamiento del mercado porque, en gran medida, está sujeto a la dinámica sanitaria, la vacunación y lo que vaya aconteciendo. Sin embargo, es posible tener una idea de lo que se puede esperar. En todo caso, como cualquier otro pronóstico, está sujeto a las eventualidades que se generen en el transcurso del año. Lo importante es saber cómo afrontar las complicaciones y hacer que el mercado inmobiliario sufra lo menos posible. Además, es una realidad que el tema de la pandemia no tomará por sorpresa al sector. Es decir, el 2020 tuvo muchas complicaciones por un panorama tan incierto. Pero, para el 2021 ya existe un horizonte más claro que le permitirá al mercado actuar a tiempo. Tendencias que se esperan para el 2021 El panorama general para este año es bastante optimista. Es importante tener claro que hay algunas tendencias que marcarán el ritmo del año que está en curso. Una vez se pueda ir trabajando en superar las dificultades que se puedan presentar, basta para salir airoso de un año que tiene mejores expectativas que el 2020. La recuperación es parte del escenario La recuperación del mercado depende en gran medida del tema sanitario. El 2021 no parece ser el mejor escenario para los propietarios debido a la alta oferta de inmuebles. Actualmente, la pandemia sigue haciendo estragos en gran parte del mundo. Sin embargo, los planes de vacunación en los mercados más influyentes apuntan que estarán con buen pie para el verano. Esto significa que el crecimiento, la recuperación y el crecimiento del mercado se comiencen a registrar para finales del tercer trimestre. Pero, nuevamente, todas las tendencias están subordinadas a la dinámica de las medidas sanitarias. Por su parte, el sector de los pisos turísticos también tiene mucha influencia en los movimientos generales del mercado. En ese caso particular, basta esperar la reacción de los clientes frente a las eventualidades de la pandemia. Lo importante es que se espera una recuperación, solo falta tiempo. La estabilidad se avecina En un mercado que está lleno de volatilidad, es importante cuando consigue la estabilidad. Todos los actores del mercado inmobiliario lo agradecen. Para comenzar, se espera una caída que ronda el 2% en los precios de las casas entre el comienzo del año y julio del presente año. Sin embargo, esto puede significar la estabilidad en un buen periodo de tiempo para el mercado. Si bien no hay demasiadas esperanzas de un alza de los precios luego de esta caída, si se espera estabilidad. Al comparar el pronóstico con el año anterior, es evidente que también tuvo sus picos con esperanzas, pero, la diferencia con este año es la estabilidad. No solo eso, también es muy importante establecer diferencias entre algunos sectores del mercado. En particular, se espera un comportamiento distinto entre los inmuebles nuevos y los de segunda mano. Ahora, para los inmuebles nuevos, se espera un buen panorama. De hecho, es posible un aumento de los precios. Por su parte, para los inmuebles de segunda mano, se espera una pequeña caída en los precios. Pero, el pronóstico general avecina buenos indicios. El uso de tecnología Evitar el contacto social para cortar las cadenas de contagio ha hecho que muchas actividades presenciales emigren al plano virtual, tal es el caso de la educación, diferentes sectores laborales y demás. Por supuesto, el mercado inmobiliario no es la excepción. Si bien es cierto que, anteriormente, el mundo digital era imprescindible para conseguir el éxito dentro de un mercado tan competitivo como el inmobiliario; actualmente, la importancia del uso de los recursos tecnológicos es más acentuada. Entonces bien, una de las tendencias claves en el comportamiento del mercado para 2021 es el uso de herramientas tecnológicas para vender o alquilar inmuebles. De esta forma, los recorridos o visitas virtuales son cada vez más comunes, no se necesita una reunión presencial para mostrar un inmueble. Por ello, es fundamental adaptarse y convertirse en un agente o firma inmobiliaria que maneje a la perfección los recursos virtuales. De hecho, ya es habitual concretar ventas o alquileres sin ninguna reunión presencial. Las firmas electrónicas, transferencias electrónicas y la notaría online hacen posible esto. Por su parte, existen mercados más específicos que no usan tecnología solo en el proceso de compra/venta. También, usan robots en la construcción de los inmuebles, ese es el caso de algunos sectores asiáticos. De cualquier forma, es crucial subirse a la ola de los entornos digitales para conseguir mantenerse al día con todas las tendencias y continuar siendo competitivo. El futuro es ecológico Una tendencia que se mantendrá este año y promete ser parte del futuro a largo plazo es la sostenibilidad de las construcciones. Actualmente, se busca que los inmuebles contaminen menos y tengan una mayor eficiencia en términos energéticos. En gran medida, esta tendencia atiende a ciertas regulaciones de mercados influyentes como el europeo, donde se exige menos contaminación e incluso un mínimo de áreas verdes. Por supuesto, todo esto se genera a partir de un compromiso con el medio ambiente, con la finalidad de aportar un grano de arena para la sostenibilidad. En ese sentido, es una realidad que los edificios que ofrezcan menos contaminación y mayor eficiencia energética tendrán un valor agregado que se verá reflejado en su precio. Así, el mercado tendrá una nueva variable qué considerar al momento de evaluar los precios de los inmuebles nuevos. Espacios y locales comerciales adaptados al escenario actual El año pasado aumentó la disponibilidad de oficinas y locales comerciales en las principales ciudades. En gran medida, esto se debe a la llegada del teletrabajo y el cierre de tiendas por falta de clientes. Sin embargo, el panorama para este año es distinto. Se espera que, progresivamente, se vayan retomando los espacios laborales físicos. Si bien se comprobó que el teletrabajo es una buena opción, las oficinas seguirán teniendo su lugar. Pero, esta vez con una transformación que buscará cumplir con los requerimientos del personal y con las regulaciones sanitarias propias de un evento pandémico. Por su parte, los locales comerciales apuntan a la misma tendencia. Es decir, volverán a los espacios físicos, con una transformación importante para mantener las regulaciones sanitarias. Entonces bien, es un estímulo para el mercado inmobiliario que los dueños tengan que adaptar sus espacios para albergar personal y clientes según las restricciones actuales. Diferentes opciones de compra Los propietarios han entendido que necesitan ofrecer estímulos para mejorar su posición frente a un mercado que no tuvo un comportamiento favorable el año pasado. Entonces, una forma efectiva de incentivar a los compradores es ofrecer diferentes opciones de compra para tratar de adaptarse a las necesidades propias de esta época. Por supuesto, las facilidades de pago y gestión de alquileres o compras tendrán un crecimiento importante este año como parte del estímulo hacia los compradores. En ese sentido, una tendencia que parece tener mucha importancia para este año son los alquileres con opción a compra. Actualmente, cada vez más vendedores lo ofrecen entre el abanico de opciones. Entonces, para ser una buena solución que sirve como incentivo. Entonces, al ser un comprador que todavía no tiene para pagar la totalidad, comenzar con alquilar es una excelente opción. En general, la dinámica de esta opción es bastante sencilla. Ambas partes se encargan de acordar el alquiler de la propiedad por cierta cantidad de tiempo antes de que este se convierta en el propietario definitivo. Por supuesto, para los compradores e inquilinos, esto representa una excelente opción porque le ofrece la posibilidad de evitar el pago inicial de una hipoteca y se puede vivir en la propiedad de primer momento. Además, el alquilar va destinado para el pago de la vivienda, esto depende del acuerdo que se haga con el propietario. No solo eso, tener la propiedad alquilada antes, le da la posibilidad de pensar mejor sus opciones y entablar un vínculo con la propiedad para determinar si finalmente es de su agrado.

Share

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin